27 abr. 2013

Guardia privada de la Mina San Rafael dispara en contra de Pobladores.

La seguridad privada de la Mina de San Rafael permanece ocultando su rostro y hoy disparo en contra de pobladores que pacíficamente protestaban a las afueras del proyecto minero.
 
Por lo menos ocho heridos se reporta en la entrada de la mina San Rafael, en donde hoy (27 de abril) a las 6:30 de la tarde cerca de treinta y cinco personas hombres y mujeres realizaban una caminata pacifica cuando miembros de la seguridad dispararon, alcanzando por lo menos a ocho miembros de la resistencia pacifica; cuatro de ellos han sido trasladados a hospitales privados y públicos por la gravedad de su estado.

Las personas que protestaban con pancartas, fueron alcanzados al parecer con balas de hule y perdigones de escopeta, uno de ellos el más grave, fue alcanzado por perdigones en la mitad del rostro.

El jueves pasado habían sido desalojados violentamente los representantes comunitarios que han iniciado una serie de caminatas a las afueras de la mina San Rafael, por lo que la seguridad dirigida por un ex militar aparentemente peruano levanto trincheras desde donde hoy se disparo en contra de representantes de diversas comunidades que se turnan para llegar a las afueras de la mina.

La policía Nacional Civil -PNC- que resguarda el lugar  y también ha actuado violentamente en contra de los comunitarios se presento al lugar y esta tomando la declaración de los pobladores que aun permanecen a las afueras del proyecto.

24 abr. 2013

Manifiesto de la Asamblea de los Pueblos del Norte de el Quiché. IV y Final



Nos hemos reunido en Asamblea de los Pueblos del Norte de El Quiché por la necesidad que tenemos las Comunidades y los Pueblos de crear y tomar consensos, acuerdos y decisiones, de poner en orden nuestras palabras para encontrar respuestas y soluciones comunes a nuestros problemas comunes.

Siguiendo el consejo y camino de nuestros abuelos y de nuestras abuelas, consideramos que ha llegado el momento en que las Comunidades y los Pueblos tomemos asambleariamente la palabra. Que es el momento de decir que estamos vivos a pesar de todo lo que históricamente han hecho para hacernos desaparecer como Comunidades y como Pueblos, que ha llegado el tiempo para que Comunidades y Pueblos desarrollemos nuestras vidas y digamos lo que queremos.

Celebramos esta Asamblea de los Pueblos del Norte de El Quiché pidiendo a los gobiernos que terminen con el tiempo del miedo y de la agresión sobre nuestras familias, Comunidades y Pueblos para que comience un nuevo tiempo de Vida para todos.

Es por eso que tomamos la palabra en esta asamblea para decir que el desarrollo que el sistema nos quiere imponer por medio de las empresas no es vida para nosotros, porque promueve la usurpación de nuestras tierras y de nuestros recursos naturales, crea división, odio y muerte, privatiza las políticas públicas de solidaridad y de justicia social, poniendo a las empresas transnacionales y no a los Pueblos como actores fundamentales en la lucha contra la pobreza y el verdadero adelanto de toda Guatemala.

Lo que nosotros queremos es reimpulsar la vida de nuestras Comunidades y de nuestros Pueblos, que son los espacios en donde nace una buena vida o un buen vivir para nosotros. En donde todos los seres que poblamos esta tierra vivamos en armonía y equilibrio. Nuestros sistemas de vidas comunitarias y de Pueblos son de reciprocidad con todo lo que nos rodea. En donde nadie se aproveche del uno sobre el otro. Lo que nosotros buscamos es el “komon”, es decir, vivir juntos y todos juntos tener un buen vivir.  

Por ello:

Exigimos al Estado y al gobierno de Guatemala actuar de acuerdo a la Constitución Política y otros instrumentos nacionales e internacionales de derechos humanos y derechos de los pueblos indígenas, respetando y defendiendo el bien común de los Pueblos sobre el bien particular o empresarial.    

Rechazamos y condenamos el expolio y la usurpación de nuestras tierras, y recursos naturales propiciado por el Gobierno, empresas o particulares en orden a desarrollar sus propios proyectos petroleros, mineros, hidroeléctricos o de mega plantaciones, así como de reordenamientos territoriales, de recursos y de población que empobrecen cada vez más a nuestros Comunidades y Pueblos, tales como: La Franja Transversal del Norte, Petén, Litoral Pacífico, Corredor Interoceánico, Sistema Hidroeléctrico Nacional, Zonas Francas, etcétera.

Rechazamos y condenamos el desplazamiento y desarraigo de grupos, Comunidades o Poblaciones de sus propias tierras de origen para asentar sobre las mismas cualquier tipo de megaproyecto sea hidroeléctrico, minero, de extracción petrolera o de mega plantaciones para agro combustibles. Es por eso que condenamos los desalojos violentos que se están dando en todo el país.

Del mismo modo condenamos las políticas públicas de invisibilización o manipulación de las justas reivindicaciones, luchas y resistencia pacífica de los Pueblos por conservar sus territorios, vidas y recursos naturales, así como la respuesta de los gobiernos a las mismas, criminalizando las luchas sociales, remilitarizando las áreas de donde parten las demandas, persiguiendo política y criminalmente a líderes y lideresas indígenas y no indígenas, así como las ejecuciones extrajudiciales de defensores de derechos humanos que continuamente se van repitiendo en el país.

Pensamos que el regreso al militarismo por parte de los gobiernos para intentar sofocar las justas demandas y reivindicaciones sociales sólo promueve odio, división y muerte.

Rechazamos el acuerdo gubernativo No. 145-2013 por medio del cual el gobierno declara de urgencia nacional y necesidad pública la construcción de las obras contenidas en el Plan de Expansión del Sistema de Transporte de Energía Eléctrica y las obras del Plan de Electrificación Rural, al igual de como lo hizo Carlos Arana Osorio en el año 1970 con el decreto No. 60-70  robando las tierras de las comunidades en donde construyeron la Franja Transversal del Norte.

Este acuerdo violatorio de los derechos de la propiedad privada y comunal de los pueblos, abre las puertas a las compañías transnacionales para que puedan libremente y legalmente usurpar nuestras tierras.

Exigimos al gobierno la restitución inmediata de las tierras usurpadas a las comunidades por la fuerza de las armas durante la represión de la década de los años ochenta, tales como Acul, Tzalbal en Nebaj, Zona Militar de Quiche, Chicoyoguito en Cobán Alta Verapaz, entre otras.

También deben ser devueltas a sus verdaderos dueños para ser cuidadas por los mismos las tierras nacionales y las zonas de Reservas Naturales que ahora son solo una justificación para desarrollar su modelo económico neoliberal, tales como Laguna de Lachuá, Sierra de las Minas, Sierra de Chamá. Reserva de Biosfera de Visis-Cabá, Biosfera Maya en el Petén.

Esta Asamblea condena todos y cada uno de los hechos históricos de genocidio cometidos contra todos nuestros Pueblos, con el fin de usurpar nuestras tierras y bienes y de someter a servidumbre a nuestras Poblaciones.

Esta Asamblea solicita la vigilancia necesaria a las Naciones Unidas y a la Organización de Estados Americanos para que el Estado cumpla con su obligación de defender el derecho de todos sus ciudadanos, ciudadanas, Comunidades y Pueblos.

Esta Asamblea exige a la Procuraduría de Derechos Humanos (PDH) para que asuma sus funciones con objetividad, de ser defensora de las personas, Comunidades y Pueblos y de los derechos que les conceden las leyes nacionales e internacionales suscritas por el Estado de Guatemala.

Manifestamos nuestro total rechazo a las políticas de Estado y de gobierno, por no reconocer las más de setenta Consultas Comunitarias de Buena Fe, las cuales están amparadas en normas nacionales e internacionales que le obligan a reconocerlas. Violando así los derechos colectivos, ancestrales e históricos de los Pueblos y Comunidades.

Muy por el contrario esta Asamblea alienta a todas las Comunidades y Pueblos a expresar su voluntad política por medio de Consultas Comunitarias sobre proyectos y programas oficiales que afecten su propia vida y su futuro, recordándole al Gobierno su obligación de informar y consultar a los Pueblos antes de que sean ejecutados.

Asimismo, recomienda y anima a todas y cada una de las Comunidades y Pueblos a desarrollar y profundizar su propia organización comunitaria, su propio sistema de vida recuperando el valor de lo colectivo, de la diversidad, de lo duradero aunque sea lento, priorizando los procesos de reproducción frente a los de producción para la acumulación de capital.

Dando prioridad al equilibrio frente al crecimiento económico sin límites, no basando nuestros modelos comunitarios en el dinero sino en la construcción de nuestra propia cultura e identidad, retomando la relación con la sagrada tierra y su territorio, su propio gobierno y su derecho a la autonomía y libre determinación.

La Asamblea demanda a las Comunidades y a los Pueblos, no sacrificar sus derechos de autonomía y libre determinación, ni de renunciar al derecho a la resistencia pacífica ante las presiones del dinero y del capital, dado que la resistencia pacífica es un hecho ciudadano garantizado en el Artículo 45 de la Constitución Política de la República de Guatemala.

Es por ello que la Asamblea pide a todas y todos, a cada una de las Comunidades y Pueblos a profundizar, estudiar, investigar y reflexionar sobre nuestra tierra y nuestro territorio, y declararnos defensores de nuestras Comunidades y de los bienes que son parte de nuestra propia vida y de la vida de nuestra tierra.

Revisando nuestros valores, coloquemos la vida de las Comunidades y de los Pueblos en el centro de nuestra reflexión y experiencia, vinculándonos a la tierra y al territorio, alentando la diversidad, tejiendo fuerzas de Comunidades y Pueblos, juntando entre nosotros los conocimientos que nos acerquen a un buen vivir colectivo, desenmascarando y denunciando el modelo de desarrollo neoliberal que se nos impone.

Miembros y Representantes de Comunidades, Colectivos y Pueblos Ixil, K’iche’, Uspanteko, Sakapulteko, Poqomchi, Q’eqchi, Chuj, Q’anjob’al, Xinka, Ch’orti y Ladino de diferentes regiones y territorios de Guatemala, nos reunimos para realizar esta asamblea de los Pueblos.

En el lugar sagrado de Nebaj, el día Wuqub Ajpu, del Kajlaju Ba’ktun.  
El 20 de abril del año 2013.


AGUA Y TIERRA PARA LOS PUEBLOS
UNA MISMA SITUACIÓN, UNA MISMA RESISTENCIA

Asamblea de los Pueblos del Norte del Quiché y La voz de la Mujer (III)




"...pero decimos hoy, la memoria de los pueblos, no la borraran fácilmente, no la borraran con allanamientos, no la borraran con asesinatos, no la borraran con apresarnos, la memoria de los pueblos esta en nuestra esencia y hoy esa esencia esta en los corazones en cada uno y cada una de nosotras que estamos aquí y que esta latiendo ese corazón, ALLÍ ESTA NUESTRA HISTORIA..."

el 20 de abril de 2012, en Nebaj, Quiché.
en la Asamblea de los Pueblos.




 "...Sabemos bien que nuestro recursos naturales que cuidaron nuestro abuelos y abuelas para nosotros, hoy nosotros tenemos la responsabilidad de cuidarlos y defenderlos para las presentes y futuras generaciones, es por ello que hoy exigimos agua y tierra para los pueblos NO para las empresas ya que los recursos naturales no se venden, se defienden..."  
el 20 de abril de 2012, en Nebaj, Quiché.
en la Asamblea de los Pueblos.

22 abr. 2013

Asamblea de los Pueblos del Norte de Quiché. Parte II.


"...Hoy en que nuestro calendario maya nos marca siete Ajpu, día para pedir conocimientos y sabiduría.

manifiesto de parte de las diferentes comunidades de Cunen, comunidades luchadoras y defensoras de nuestra madre, un saludo muy cordial a todos los pueblos del Quiché y demás pueblos de Guatemala reunidos en este salón.



Con un fin común de defender nuestro derechos como pueblo, estamos en resistencia pacifica en lucha y defensa de nuestras tierras, de los recursos naturales, de los derechos colectivos, es necesidad de las comunidades y los pueblos la que nos ha unido en asamblea, gran enseñanza de nuestros abuelos y abuelas para poder tomar decisiones; sabemos bien que hemos sido desde la historia víctimas de discriminación, víctimas de violencia y víctimas de invisibilización de parte de las oligarquías y de los gobiernos que únicamente velan por sus beneficios propios, sin importarle la dignidad de los pueblos indígenas.

 

sabemos bien que el estado no nos informa, no nos consulta, ni nos da participación ni como comunidades ni como pueblos únicamente nos recuerda para quitarnos nuestros bienes naturales pasando por encima de nuestros derechos, de las luchas de nuestras comunidades y pueblos




hermanos y hermanas hemos iniciado una nueva era en nuestro calendario maya, una era de luz, una era que nos invita a reflexión, una era de propiciar cambios positivos que benefician a nuestros pueblos, que beneficien a a nuestra humanidad, es por ello invito ahora más que nunca nos unamos como un solo pueblo, alcemos nuestras voces y juntos exijamos de forma pacifica que se respeten y se reconozcan nuestros derechos y que se respete a nuestra madre tierra la cual nos da la vida.



Sabemos bien que nuestro recursos naturales que cuidaron nuestro abuelos y abuelas para nosotros, hoy nosotros tenemos la responsabilidad de cuidarlos y defenderlos para las presentes y futuras generaciones, es por ello que hoy exigimos agua y tierra para los pueblos NO para las empresas ya que los recursos naturales no se venden, se defienden.


Exigimos al gobierno de Guatemala: No mas Desalojos, No mas Militarización, No mas Despojos, manifestamos también nuestro rechazo rotundo hacia los proyectos mineros sobre los municipios de Cunen, de Sacapulas, de Nebaj, de Santa Cruz el Quiché y demás pueblos de Guatemala los cuales solo únicamente vienen a causar deterioro a nuestra salud y mas empobrecimiento de nuestros pueblos.



En el Municipio de Cunen a travez de una consulta popular, se determino que en el municipio no se permitirá el ingreso de las empresas trasnacionales, es por ello que pedimos a las comunidades y a los pueblos que no venda y negocie su tierra y sus recursos naturales, ni con el Estado, ni con las empresas nacionales e internacionales, cuidemos este gran legado que tenemos para nuestros nietos y nietas, ya se hizo mención hace un momento que el 20 de marzo de este año se emitió un nuevo acuerdo gubernativo Numero 145-2013 en donde el gobierno declara de urgencia nacional la electrificación rural, esto sin informar sobre los procesos de autorización en las comunidades. En el pueblo de Cunen, el señor alcalde reune a las diferentes comunidades comunitarias, a las autoridades comunitarias ya que en nuestra comunidad son mas de diez comunidades que serán afectadas con dicho proyecto, el Alcalde las reune y les dice que de cualquier manera deben de dar el paso o de lo contrario no serán beneficiados con proyectos, esto no es posible ya que el como autoridad, como administrador de nuestro municipio tiene la responsabilidad de llevar proyectos a las diferentes comunidades, sin intimirar a la gente.



no es posible que a través de estos proyectos nos quiten las tierras y reciban grandes millonadas de quetzales a travez de este proyecto que es la electricidad , cuando nosotros a finales de mes hacemos efectivo un pago bastante elevado, un pago que también incluye alumbrado publico del cual no contamos, Es por ello que los invito a no permitir mas atrocidades a hacia nuestros pueblos, después de todo lo que hemos escuchado, de todo lo que se nos ha informado este día , nos queda entonces la tarea de fortalecer la conciencia de los y las demás personas, debemos de hacerlo en nuestra familia, con nuestros  amigos y vecinos, en nuestras organizaciones y trabajo para luego de manera organizada exigimos el cumplimiento de nuestros derechos como comunidades y como pueblos


recordamos siempre que un pueblo unido, JAMAS sera vencidos.


y que la palabra la tiene los pueblos.



que el Ajaw nos ilumine, nos conceda mucha sabiduría y fortaleza en nuestra lucha, adelante...."


Lidia Dominga Canto Camajá.
Rabín Ajaw. 
20 de Abril de 2013. 
Asamblea de los Pueblos del Norte de Quiché.


21 abr. 2013

Asamblea de los Pueblos del Norte de Quiché. Parte I. Palabras de Lolita Chavez.

 
Unidos con la frase "La palabra la tiene los Pueblos" cerca de dos mil personas representantes de  comunidades, movimientos y autoridades ancestrales de la región del Norte de Quiché se dieran cita el pasado 20 de abril para debatir sobre su situación económica, politica y sobre la violencia que ejercen el Estado y las empresas nacionales y/o internacionales en contra las comunidades.

"...Estamos acá presente, les decimos que por la sangre Quiché que corre en nuestras venas hoy decimos que nuestro corazón es Ixil,  y todas y todos somos Ixiles y que por eso decimos acá que estamos presentes con todo valor y con toda nuestra fuerza exigiendo que haya justicia, por aquí si Hubo Genocidio .

Y decimos también que estamos vivos y vivas como pueblos en movimiento, y ese pueblo en movimiento esta claro, es evidente que estamos hoy ante un gobierno dirigido por Otto Pérez Molina que es un presidente que tiene antecedentes por que él también es genocida. 

expresamos hoy,   nuestra reciprocidad con todas los pueblos, con todas las hermanas que sufrieron de violencia sexual y que tuvieron el valor, tuvieron esa fuerza, esa energía, esa sangres de decir ante el mundo de que si hubo violencia sexual y por eso estamos acá, expresamos también nuestra reciprocidad con las organizaciones solidarias que así como UDEFEGUA y otras más que han sido allanadas, y esos allanamientos sabemos que son operaciones dirigidas por ese estado genocida.

pero decimos hoy, la memoria de los pueblos, no la borraran fácilmente, no la borraran con allanamientos, no la borraran con asesinatos, no la borraran con apresarnos, la memoria de los pueblos esta en nuestra esencia y hoy esa esencia esta en los corazones en cada uno y cada una de nosotras que estamos aquí y que esta latiendo ese corazón, ALLÍ ESTA NUESTRA HISTORIA.

Por eso hoy hermanos y hermanas decimos no tengamos miedo, han matado hermanos y hermanas, la masacre que hubo en la guerra de mas de 36 años, la estamos viviendo nuevamente y también nos están persiguiendo y nos están queriendo asesinar cada día, cada momento, nos mente miedo, pero hoy decimos, en mi caso he tenido muchos atentados, pero también me han acusado que yo soy un atentado en contra la Seguridad Nacional, que soy una atentado en contra de la Constitución Política de la República, y por eso tipifican mi caso como Terrorista, NO soy terrorista, SOY MUJER.

Pero no tengo Miedo y el pueblo Quiché nos ha demostrado como los abuelos y abuelas que hemos dicho, que la madre tierra, que nuestro territorio se defiende con VIDA, y tenemos vida, por eso aquí estamos como Consejo de Pueblos Quichés y estamos expresando y les pido de todo corazón que esos minutos que me dieron ahora se los demos a todos los hermanos y hermanas que han caído por que no han dejado que esas empresas transnacionales como mineras, hidroeléctricas, monocultivos y otras han querido entrar en nuestros territorios y con la nuestra sangre la hemos defendido, demolés por favor de corazón, pongámonos de pie,  y demolés aplausos a esos hermanos y hermanas que han dado su vida por este pueblo, por esta sangre que corre por nuestras venas.

pedimos entonces a qui con todos esos aplausos,  les decimos al pueblo Ixil que estamos con ustedes que no se sientan solos, hermanos, hermanas que no le tengan miedo a ese genocida, que no le tengan miedo a a esas empresas pero que por favor de todo corazón nos llamamos a la unidad, al trabajo colectivo, a la organización comunitaria y les pedimos que así como otros pueblos ya hemos hecho nuestras consultas de comunitarias de buena Fe, ustedes también puedan hacerlo, de todo corazón podemos dar nuestro tiempo voluntario para venir  acá, hagamos nuestra consulta, que la consulta  de los pueblos Ixiles sea la consulta de todos los pueblos de los cuatro puntos cardinales del mundo y que demostremos ese valor, por que finalizo con eso las mujeres mayas decimos, El agua que corre en nuestras venas, es el agua que corre por las venas de la madre tierra, y como mujeres lo sabemos, muchas gracias..."

Lolita Chavez. 



 

18 abr. 2013

La jueza Carol Patricia Flores dictó una resolución ilegal

Fotografiá e Roderico Díaz y Texto de la AJR y Miguel Angel Albizures.
La Corte de Constitucionalidad, con fecha de 3 de abril de 2013, resolvió una acción de amparo que tiene por objeto “admitir los medios de prueba ofrecidos por los procesados, salvo aquéllos de los que fueron rechazados por abundantes, y para el efecto el juez deberá solicitar al Tribunal los expedientes, y una vez cumplidos, deberá devolver las actuaciones al Tribunal de Sentencia, en un plazo de 24 horas”.
 
La misma Corte de Constitucionalidad, con fecha 9 de abril, resolvió que la jueza Primera de Primera Instancia Penal de Mayor Riesgo A dé exacto cumplimiento a la resolución en los términos expresados en la resolución antes citada.

La resolución de la Corte de Constitucionalidad (CC) fue cumplida estrictamente por el Tribunal de Sentencia de Mayor Riesgo B, al aceptar y diligenciar todos los medios de prueba que la CC había individualizado, extremo que le consta a la jueza Carol Patricia Flores, y que deja sin materia la acción de amparo.

Consideramos que la resolución de la jueza Carol Patricia Flores está completamente alejada del cumplimiento de lo ordenado por la Corte de Constitucionalidad, el MP hizo ver estos extremos a la señora juez al utilizar el recurso de reposición en la audiencia de hoy por la tarde. Sin embargo, la jueza confirmó su resolución lo cual incumple abiertamente con lo ordenado por una sentencia de amparo.
Vamos a usar todos los recursos que estén a nuestro alcance  para revertir la decisión dictada por Flores, ha asegurado la fiscal general. Además, Mauro Chacón, magistrado de la Corte de Constitucionalidad, ha asegurado que la resolución de ese tribunal no facultaba a la jueza para anular el  juicio.


La defensa de los acusados de Genocidio dejaron solos a sus clientes y abandonaron la sala en donde el caso se lleva acabo.

Por la noche cientos de sobrevivientes se aglutinaron a las afueras de la Corte Suprema de Justicia en donde se llevo acabo una vigilia para exigir el respeto al caso por genocidio.
 
Las mujeres víctimas de violencia sexual, los niños y niñas robados de sus familias, los hombres y mujeres sobrevivientes de las masacres,  cometidas por el ejército de Guatemala durante el conflicto armado interno, FUERON BURLADAS  por la resolución emitida por el juzgado de mayor riesgo A,  quien consideramos interpretó erróneamente  todo lo ordenado por las Salas de apelación, la Corte Suprema de Justicia y la misma Corte de Constitucionalidad.



Su resolución sólo  será nombrada en las páginas de la historia de Guatemala como IMPUNIDAD, por lo que acudiremos a todas las instancias del sistema de justicia para apelar esta resolución. Esta juez pretende dar órdenes a un Tribunal de Sentencia, cuando no tiene facultades para ello.




Seguimos convocados para HOY VIERNES 19 DE ABRIL a las 08:00 horas en la Sala de Vistas de la Corte Suprema de Justicia, donde esperamos que el Tribunal Primero de Sentencia Penal continúe con el debate que esta resolución no puede suspender.






17 abr. 2013

Tres Consultas de Buena Fe se llevaran acabo este 21 de Abril en San Rafael las Flores.

La continuidad de una estrategia minera y gubernamental de desprestigio y criminalización de la lucha y resistencia a la mina de San Rafael se traducirá este domingo 21 de abril en una demostración masiva, popular y pacifica en donde tres consultas de Buena FE en la Aldea el Chan, El Caserio El Renacimiento y el Caserio Las Delicias expresaran su voluntad mediante el voto sobre la actividad minera.

Las asambleas comunitarias buscan apresurar el proceso de participación y consulta de las poblaciones aledañas al proyecto minero cuando el presidente de la república ha manifestado que el proyecto cuenta con el apoyo de la población contrario a lo manifestado hasta el momento en otras consultas de buena FE en donde el promedio arroja un rechazo en un 98%.
Invita: Comité en Defensa de la Vida y la Paz de San Rafael las Flores.

Solidaridad con los Sobrevivientes del Genocidio.


H.I.J.O.S. Guatemala se solidariza con las y los Sobrevivientes del Genocidio y expresa su indignación ante la continua aplicación de mecanismos de manipulación y amenaza contra el pueblo Ixil, por parte de los militares acusados de genocidio y sus cómplices con el fin 1. de arrinconar al sistema de justicia a detener de una vez por todas el proceso abierto el 19 de marzo del presente, y 2. de disuadir a los hombres y mujeres organizados en la Asociación Justicia y Reconciliación a que desistan en su demanda de derechos.

Esta terquedad de los militares y sus cómplices por recurrir a viejas tácticas represivas y sicológicas se ha evidenciado en múltiples ocasiones que van desde pronunciamientos irresponsables por parte del Presidente de la República – General Otto Pérez Molina y su Secretario de la Paz (SEPAZ) y Presidente de la Comisión Presidencial para los Derechos Humanos (COPREDEH) – Antonio Arenales Forno en cuanto a negar que hubo genocidio en Guatemala, visitas del General Pérez Molina a comunidades del área Ixil para limpiar su imagen ante la población, campos pagados de AVEMILGUA justificando la tortura y asesinato de población civil indefensa como mujeres embarazadas, niños, niñas y ancianos en nombre de la patria, campos pagados del CACIF haciendo eco de la consigna fascista de negar el genocidio Ixil y el derecho a la justicia, entre otras.

Pues si de defender lo indefendible se trata, la única forma que los militares y sus cómplices han encontrado es a través de la presión y la manipulación, ya que los crímenes de lesa humanidad no se pueden justificar bajo ningún código de principios humanos pasado o futuro. Los delitos de genocidio son juzgables para el pueblo judío, como lo son juzgables para el pueblo ruandés, como los son juzgables para el pueblo guatemalteco.

El Juicio Histórico por Genocidio tiene la posibilidad de abrir un debate pendiente sobre el derecho a la verdad y la justicia en Guatemala y que las generaciones de adolescentes y jóvenes hoy ejerzan su derecho a conocer su verdadera historia para garantizar la no repetición.

Sin embargo los militares genocidas y sus cómplices continúan encasillados en impulsar por un lado la teoría de los dos demonios argumentando que ambos “bandos” durante la guerra cometieron violaciones a los derechos humanos y que ellos están siendo víctimas de conspiraciones. Sin embargo y aunque les duele, el 93% de las violaciones a los derechos humanos atribuidas a las fuerzas del Estado está bastante distante del 3% del cual son responsables los grupos guerrilleros1.

Por otro lado han intentado manipular la verdad histórica, argumentando de que lo que si hubo fueron excesos o casos aislados, sin embargo cuando se conoce la verdadera historia de nuestro país se puede analizar que de manera sistemática, planificada, financiada y equipada por el propio gobierno de los EEUU, se cometieron crímenes de lesa humanidad contra los pueblos. Ahí si convenientemente le agregan el anonimato de los actores de dichos crímenes “aislados”, volviendo a cerrar cualquier posibilidad de esclarecer con nombres y apellidos a los responsables, pero además cerrando cualquier posibilidad de esclarecer el paradero de familiares desaparecidos.

Desde hace décadas la población civil ha empujado la lucha contra la impunidad por crímenes cometidos en contra del pueblo guatemalteco; desde finales de los años 60´s cuando se dan los primeros casos de desaparición forzada hasta la fecha, han existido expresiones de sociedad civil por el derecho a la verdad y la justicia, la palabra clave siendo sociedad civil, pues en ninguna de estas páginas figuran quienes ahora se organizan como esposas de militares y descaradamente intentan obstruir el acceso a la justicia.

Estos hechos son parte de una política de olvido y perdón impuesta por el actual gobierno militar y empresarial en el cual el actual funcionario de SEPAZ y COPREDEH esta jugando un papel nefasto, pues se vincula directamente al cierre de acceso a fuentes para el esclarecimiento histórico como lo fueron los Archivos de la Paz junto a los señalamientos a la Corte Interamericana de Derechos Humanos de incompetente para conocer denuncias de violaciones a los derechos humanos contra el Estado de Guatemala, como en el caso de la denegación de justicia en el plano nacional.

Solo para los militares genocidas y sus cómplices puede el derecho a la verdad y la justicia ser un retroceso al pasado. Para nosotros hijos e hijas de la misma historia, el Juicio Histórico por Genocidio del Pueblo Ixil es un compromiso con el futuro, que trae posibilidades reales para la Verdadera Paz.

La nueva militarización que se vive en Guatemala y que busca continuar sosteniendo la impunidad y continuidad de los “proyectos” neoliberales, no solo se expresa en la deslegitimación de la búsqueda de justicia en los tribunales, sino en los nuevos asesinatos selectivos observados en el presente año. Solo en el mes de marzo 2013 fueron asesinados 7 (siete) dirigentes sociales en las consultas comunitarias contra la minería, en la defensa del derecho a la salud pública y campesinos indígenas. Confirmando una vez mas la vieja alianza entre los militares y grupos de poder oligárquicos.

Mientras los militares y sus cómplices contagian el odio y el racismo hacia los pueblos sobrevivientes del genocidio para mantener las políticas de impunidad, olvido y silencio no dan una lectura crítica y actual sobre la realidad que en Guatemala se está viviendo.

Llegó el momento en que las personas actores de los crímenes de lesa humanidad paguen las consecuencias de sus actos.


JUICIO Y CASTIGO A LOS MILITARES GENOCIDAS Y SUS COMPLICES
NO OLVIDAMOS AL PUEBLO IXIL
H.I.J.O.S. Guatemala

Guatemala de la Resistencia, 17 de abril del 2013
1 Conclusiones Informe CEH

Ante el Secuestro y asesinato del lider Daniel Pedro Mateo.

Nuevamente, hoy 17 de abril del 2013, hacemos un llamado y una denuncia a la Comunidad Nacional e Internacional, sobre las graves violaciones a los Derechos fundamentales de la vida, la expresión y el pensamiento de nuestros pueblos históricos y ancestrales en defensa de nuestro territorio sagrado y de sus bienes naturales. Como prueba de ello son las constantes amenazas, acosos, intimidaciones, torturas y asesinatos de nuestros hermanos y líderes comunitarios. El último de ellos ha sido el cobarde asesinato del Hermano Daniel Pedro Mateo, miembro de la Asamblea de Pueblos de Huehuetenango y que bajo engaños fue  invitado para impartir una capacitación en Santa Cruz Barillas, pero en el trayecto de la Aldea el Quetzal, a las ocho y treinta de la mañana, fue secuestrado y luego de varias llamadas y amenazas por parte de los secuestradores a la familia, se accedió a negociar el rescate del Hermano Daniel, ante tal situación se convoco a los alcaldes comunitarios y se procedió a la búsqueda multitudinaria del norte de Huehuetenango hasta encontrar el cuerpo del hoy occiso. Nuestro hermano; participo  en diferentes espacios de resistencia como la que actualmente se está  librando en el municipio de Barillas enfrentando la imposición de un Megaproyecto Hidroeléctrico por parte de una empresa transnacional española en contubernio con el Gobierno actual de Guatemala.
Además denunciamos que a pesar de haberse realizado las Consultas Comunitarias de Buena Fe en los Municipios de la región norte de Huehuetenango, en donde la población manifestó su total rechazo a la actividad minera y a la explotación de cualquier otro recurso natural, la empresa Hidrosantacruz con lujo de fuerza pretende instalarse en el municipio de Barillas.

También la empresa: Maderas de San Luis, en el territorio de Santa Eulalia, está ejecutando supuestos proyectos de reforestación, desalojando a los hermanos indígenas y creando zozobra entre los habitantes del lugar.

Por lo que de nuevo, pedimos a la comunidad nacional e internacional a pronunciarse y a hacer un llamado ala reflexión y a la adopción de métodos, actitudes y comportamientos respetuosos con la Madre Naturaleza, con el medio ambiente y la vida individual y colectiva de los pueblos.

Además repudiamos las acciones y campañas de criminalización y persecución de las luchas de los movimientos indígenas, ambientales, de los Intelectuales Mayas y del pueblo organizado en defensa de sus derechos milenarios como dueños legítimos e históricos de este país.

Nuevamente creemos que las persecuciones, encarcelamientos, agresiones, torturas y asesinatos de nuestros hermanos líderes responden a un plan de amedrentación e intimidación, por estos y otros megaproyectos que estas empresas transnacionales tienen planeado en este país.
  
POR LA VIDA, LA LIBERTAD Y LA DIGNIDAD DE LOS PUEBLOS.
POR LA DEFENSA DE LA MADRE TIERRA Y SUS BIENES NATURALES.
NUESTRAS LUCHAS Y DEMANDAS SON LEGÍTIMAS Y DEMOCRÁTICAS.


QUE TODOS SE LEVANTEN, QUE NINGUNO SE QUEDE ATRÁS DE LOS DEMÁS


Manifiesto del Comité de Unidad Campesina en su 35 Aniversario,
al Pueblo de Guatemala y los Pueblos del Mundo.

Este 15 de abril, al cumplir 35 años de existencia, las campesinas y campesinos, indígenas y ladinos pobres que conformamos el Comité de Unidad Campesina -CUC-, reafirmamos que las causas que nos llevaron a organizarnos hace 35 años en pueblos, aldeas y fincas, siguen estando presentes y por eso seguimos manteniendo nuestra vigencia como organización; en estos años de existencia hemos cosechado logros y victorias y hemos dejado huella y aportado en la historia de Guatemala.

Las Huellas y Aportes del CUC en la Historia.

Desde que nacimos en aquella lejana fecha del 15 de abril del 1978, los hombres y mujeres, jóvenes y niños que conformamos el Comité de Unidad Campesina, hemos recorrido un largo camino en nuestra lucha por la justicia, una verdadera democracia, un sistema social y económico que distribuya equitativamente la riqueza generada por las y los trabajadores, las manos campesinas y los pueblos originarios.

A lo largo de estos 35 años de historia hemos librado importantes luchas a favor de la vida; hemos dado significativos aportes al país desnudando la naturaleza del sistema de dominación; apoyamos las justas luchas del Pueblo reivindicando la solidaridad; construimos propuestas y creamos, a través de nuestra experiencia y reflexión crítica, conocimientos puestos al servicio de quienes comparten nuestro anhelo por cambiar de raíz este sistema capitalista, patriarcal, racista y opresor.

Con el surgimiento del CUC, nació una nueva forma de participación y organización de las y los campesinos, indígenas y ladinos pobres, nos permitió, desde nuestras comunidades, tener presencia a nivel nacional y que hacer valer nuestras necesidades, saberes, sentimientos y demandas. Haber mantenido nuestra organización, en un país de gobiernos militares criminales y genocidas, también significa un importante logro.

Nuestra primera aparición pública se dio en aquel 1º. de mayo de 1978, unas semanas antes que asumiera la presidencia del país el sanguinario general Romeo Lucas García. Por primera vez en la historia reciente de Guatemala desfilábamos centenares de mujeres y hombres indígenas que nos identificamos con la consiga de “Cabeza Clara, Corazón Solidario y Puño Combativo”. Dimos a conocer nuestras demandas, nuestros principios y nuestra disposición de lucha. Estas demandas partían de las necesidades sentidas de nuestros pueblos y nos llevaron a luchar en contra de las inhumanas condiciones laborales en las fincas de la Costa Sur, en contra del despojo de la tierra, en contra de las masivas violaciones a los derechos humanos que se vivía en el campo y en la ciudad.

A pesar de este contexto represivo, organizamos conjuntamente con otras organizaciones hermanas de sindicalistas, estudiantes y otros sectores populares, la primera e histórica Huelga de la Costa Sur en la que participamos más de 80 mil trabajadores permanentes de ingenios, voluntarios y trabajadores temporales del altiplano. Como resultado de esta lucha logramos que se aumentara el salario mínimo de Q 1.12 a Q3.20, lo que significó un incremento de casi un 200% y aun así no cubría las necesidades básicas.

A través de nuestra representación internacional denunciamos las masivas violaciones a los derechos humanos y comenzamos a participar en las instancias internacionales de derechos de los pueblos indígenas como el Consejo Internacional de Tratado Indios (CITI), con presencia en Naciones Unidas. Tras la ofensiva represiva y las políticas de genocidio dirigido contra las comunidades campesinas e indígenas, iniciamos un proceso de rearticulación y volvimos a surgir a luz pública en la marcha del 1º. de mayo de 1987, integrándonos a la Unidad de Acción Sindical y Popular (UASP), en ese entonces organización combativa que agrupaba a diversos sectores. Contribuimos, como expresión de nuestro compromiso con los Derechos Humanos y la defensa de la vida, a la lucha en contra de la militarización, el reclutamiento forzoso, y por la disolución de las patrullas de autodefensa civil (PAC). 
 

A principios de los años noventa participamos en la Campaña Continental 500 años de Resistencia Indígena, Negra y Popular que fue la plataforma que posibilitó que Rigoberta Menchú recibiera el Premio Nobel de la Paz; también fuimos parte de las organizaciones que fundaron la CLOC-Vía Campesina, alianza campesina internacional y continental. A nivel nacional nuestra organización ha sido semilla que contribuyó al surgimiento de otras organizaciones campesinas, de mujeres, de desplazados y otras. Contribuimos también a la creación de varias coordinaciones como Majawil Q’ij, COPMAGUA, Nukuj Ajpop y CNOC que se convirtió en una importante plataforma para la construcción de propuestas de políticas e iniciativas de leyes relativas al catastro, seguridad alimentaria y nutricional, desarrollo rural, la reforma agraria y soberanía alimentaria.

Para finales de los años ochenta y principios de los noventa impulsamos varias huelgas en el campo que hicieron posible que se decretara un aumento al salario mínimo diario de hasta Q 11.20, cuando lo que más pagaban los finqueros era Q 5.00 al día, mientras que las necesidades diarias de las familias eran de más de Q 50.00.

Como organización aportamos al proceso de paz en la Asamblea de la Sociedad Civil, y posteriormente como parte del movimiento campesino organizado impulsamos luchas, participamos en las mesas de seguimiento y aportamos a la construcción de la institucionalidad agraria para empujar que se concretaran los acuerdos de identidad y derechos de los pueblos indígenas y el de desarrollo socioeconómico y situación agraria. En este sentido, contribuimos a que el desarrollo rural se convirtiera en un tema de agenda nacional.

La falta de cumplimiento de los acuerdos de paz, la agudización de la situación del hambre en el campo, las nuevas formas de despojo de la Madre Tierra y los desalojos violentos, además de la firma del Tratado de Libre Comercio, en el año 2005, nos llevaron a reflexionar sobre la necesidad de impulsar la producción, intercambio, distribución y consumo basados en principios de soberanía alimentaria y equilibrio ecológico; por lo que desde entonces promovemos la propuesta de la agroecología, y la necesidad de recuperar los saberes y prácticas de los abuelos y abuelas, para el manejo y cuidado de la madre naturaleza.

Hemos logrado recuperar más de 24,319 manzanas de tierra que pasaran a manos de campesinos y campesinas sin tierra lo que ha beneficiado a más de 4,000 familias. Fruto de esa tierra que recuperamos y con otras ayudas que obtuvimos, cuando fue el Huracán Stán, pudimos apoyar con alimentos, medicinas y reconstrucción a más de tres mil familias en 75 comunidades de 8 departamentos afectados y de la misma manera, con otros desastres naturales hemos llevado ayuda a familias indígenas y campesinas afectadas, en las regiones donde tenemos presencia.

Hemos desarrollado programas de alfabetización para mujeres, formado y capacitado a cientos de campesinas y campesinos, aportamos asistencia técnica a cientos de familias; brindamos asesoría jurídica para las comunidades que luchan por la tierra o que por esa misma lucha, han sido injustamente acusadas. Brindamos solidaridad, en lo que nos es posible, a otras comunidades y organizaciones con quienes compartimos luchas y sueños.

Estos logros han sido posibles por el esfuerzo de las comunidades organizadas y gracias al apoyo de organizaciones hermanas y la solidaridad internacional. Al hacer este recuento, queremos expresar que la lucha combativa y organizada es la que nos ha permitido obtener frutos y es, por ahora, el único camino que tenemos para obtener victorias y para que nuestras demandas sean respondidas. Estos logros deben ser consolidados, pero las condiciones actuales no nos permiten, ni garantizan que nuestra situación cambie.

La situación que vivimos en el campo y ciudades no se aguanta más.
Hermanos y Hermanas del campo y las ciudades, este país en el que día a día nos levantamos para trabajar, estudiar o sobrevivir, no es el país que queremos para nuestras hijas e hijos; nos lo han arrebatado y nos están dejando lo peor para vivir. En lugar de tener tranquilidad, la muerte camina en nuestras calles y veredas fruto de una violencia imparable. Día a día vivimos con la angustia de saber si nuestros familiares llegarán bien a casa; si acudimos a las autoridades, nos topamos con que en la mayoría de los casos, no hacen nada, no pueden hacer nada o se han corrompido y son parte del sistema de muerte en el que vivimos.

Seguimos sembrando y cosechando en las mismas parcelas que cada vez se hacen más pequeñas cuando pasan de padres a hijos. Nuestros productos se venden baratos porque no se reconoce el trabajo de campesinas y campesinos, pero lo que compramos en tiendas y mercados no deja de subir de precio. El abono se hace cada vez más caro y cada año rinde menos porque en realidad va matando a la Madre Tierra. Unos pocos siguen acaparando las mejores y más grandes tierras y a nosotras y nosotros nos van quedando las laderas, la tierra poco fértil o de plano no tenemos tierra, mientras ante nuestros ojos, crecen las fincas con caña de azúcar, palma africana, banano y hule; además se roban el agua de los ríos para regar esa producción y en verano a nuestras comunidades cada vez llega menos agua y cada invierno se dan más inundaciones.

Los bosques y montañas que nuestros antepasados cuidaron, ahora nos los están arrebatando las empresas mineras o petroleras; el agua que va quedando en nuestros ríos, las empresas hidroeléctricas quieren acapararla para producir electricidad que nunca llegará a las casas de las comunidades que fueron despojadas para construir las represas. Jamás consultan a nuestras comunidades sobre estos proyectos y cuando nos expresamos, no reconocen nuestra voluntad soberana.

Nuestros derechos existen en el papel porque la realidad es que día a día vivimos los abusos de los que concentran el poder. Si buscamos trabajo, cuesta mucho encontrarlo; si lo encontramos, es mal pagado o tenemos que trabajar desde la madrugada hasta el anochecer o bien en varios trabajos para tener un ingreso que nos permita medio cubrir nuestras necesidades; hace muchos años que la jornada de 8 horas desapareció. No existen derechos para los trabajadores y trabajadoras del campo y de la ciudad.

Muchos hermanos y hermanas se han trasladado a las ciudades pensando que se puede tener mejor trabajo y al final terminamos mal viviendo en cuartos y casas alquilados, no tenemos vivienda y no contamos con servicios decentes como agua, drenajes y energía eléctrica, pero lo que sí existe para nosotras y nosotros es el pago puntual del alquiler, del agua, de la energía eléctrica.

Aunque ha aumentado la cantidad de escuelas primaria, esas escuelas a donde van nuestros hijas e hijos están en mal estado, tienen pocos maestros, los materiales y útiles escolares cada año son más caros y al terminar la primaria existen muy pocos lugares para seguir estudiando básicos o diversificado. Si tenemos posibilidades que nuestros hijos sigan estudiando, son contados con los dedos de una mano quienes pueden seguir estudios universitarios y cuando buscan trabajo, no lo encuentran. La educación es cara y no llega a todas y todos.

Nuestras familias van a los hospitales a morirse porque en ellos no hay medicinas, no hay suficientes doctores o no hay donde hacerse exámenes. Después de esperar horas y horas para ser atendidos nos dan una receta con medicinas carísimas o nos mandan a hacer exámenes a otro lado porque el equipo no funciona; la salud pública que pagamos con nuestros impuestos es de lo peor porque tenemos más de 50 años que ningún gobierno realmente le ha importado la salud del pueblo.

Si protestamos por todas estas injusticias, nos acusan, nos persiguen y nos meten a la cárcel. Los grandes medios de comunicación, en lugar de dar a conocer las causas por las que protestamos y cuáles son nuestras demandas, tratan de hacernos aparecer como delincuentes y buscan que nuestros mismos hermanos y hermanas de las ciudades, que sufren las mismas injusticias, nos llamen bochincheros y haraganes, sin darse cuenta que nuestras razones son las mismas que les afectan y por lo tanto, deberían de sumarse a esas luchas. Ahora nuevamente la represión es la forma como responden a nuestras demandas, nos reprimen porque quieren debilitarnos, desunirnos, aislarnos y sembrar el miedo para poder seguir apropiándose de las riquezas del país que beneficiarán solamente a unos cuantos. Hacen eso porque saben que desunidos es más fácil quebrarnos, porque quieren que nuestra voz se silencie y porque le tienen miedo a la fuerza que tenemos, que es la fuerza organizada del Pueblo.

Cuando alguna vez logramos que nos atiendan, lo único que hacen es crear mesas de diálogo y nos prometen soluciones que nunca se cumplen; pasan los años, cambian los funcionarios y nuestras demandas siguen siendo las mismas. Después del gobierno de Árbenz, ningún gobierno ha velado realmente por el Pueblo; a los políticos solo les interesa usarnos como escalera para llegar a la presidencia, el congreso o la municipalidad. Ningún partido de los existentes es la solución a nuestra situación porque los partidos a lo que llegan es a hacer negocios, enriquecerse más, seguir vendiendo las riquezas de nuestro país a los extranjeros y recuperar lo que invirtieron en las campañas electorales, la corrupción es la sangre que circula por todo el sistema político. Si pedimos leyes para el pueblo, son bloqueadas, dicen que siembran la división y pasan los años sin que se aprueben, mientras tanto, las leyes que benefician a los grandes empresarios se aprueban con rapidez y la mayoría de las veces sin que el Pueblo sepa que los de siempre tienen nuevos privilegios.

Si buscamos los tribunales para exigir que se cumplan los derechos y que la ley sea pareja para todos, resulta que los que están en los juzgados son los que defienden a los poderosos o son los mismos políticos corruptos que han sido escogidos para mantener la corrupción; las leyes en la práctica no son iguales para todos y menos aún si es una mujer la que llega a exigir justicia, porque en esta Guatemala de la injusticia, lo más difícil, las mayores injusticias quedan para las mujeres. La justicia es lo que menos se ve en los juzgados.

Este sistema de muerte nos oprime, nos exprime, nos discrimina y no nos deja vivir en paz. Este país que han construido los ricos es solo para ellos y sus hijos, para nosotros y nosotras han dejado lo peor, para nosotras y nosotros no han dejado nada.

Ya es tiempo que todas y todos nos levantemos
La situación que vivimos en el campo y las ciudades, no se puede aguantar más; ya es tiempo que nos quitemos la opresión que no nos deja vivir; ya es tiempo de que todos nos levantemos, ya es tiempo de parar los abusos de los grandes empresarios nacionales y extranjeros, gobernantes, funcionarios y políticos corruptos; ya es tiempo de impedir la imposición de las medidas y políticas que solo a ellos benefician.

Para detener este sistema de muerte estamos proponiendo a los pueblos, comunidades, organizaciones y personas de buena voluntad que unamos nuestros esfuerzos para formar una fuerza popular, política y de plena participación democrática que nos permita construir el país que queremos para nuestras hijas e hijos; que haga respetar los derechos y la voluntad popular, en resumen, que le arrebate el poder a los ricos y su gobierno y construya el poder del Pueblo.

Solamente por medio de una fuerza organizada, popular y democrática podemos evitar que se sigan cerrando los espacios de participación, que se siga militarizando el país, que sigan poniendo en venta nuestros territorios y que se consolide este sistema de muerte y dominación. Necesitamos construir esa fuerza social para transformar la situación en la que vivimos y comenzar a generar cambios que sean en beneficio del Pueblo; solo así podremos decirle a todos los que se enriquecen con nuestro trabajo y nuestro sudor: ¡Basta ya!; ¡No más abusos e injusticias contra el Pueblo!; ¡no más violación a nuestros derechos!; ¡No más despojos en los territorios de nuestros pueblos!

Solo la fuerza del pueblo organizado, hace valer nuestros derechos.
Tenemos que ir formando esta fuerza del Pueblo desde los caseríos, cantones, barrios y colonias; debe ser una fuerza que unifique todas las causas particulares en una gran causa común, donde todas y todos nos sintamos presentes y representados; debe ser una fuerza organizada y popular que se movilice permanentemente para volver a traer seguridad a nuestras comunidades y barrios; que recupere la tierra en beneficio de las y los campesinos e impida que se siga concentrando tierra en pocas manos; que detenga el despojo de la Madre Tierra; debe ser una fuerza del pueblo que haga valer nuestros derechos, que no permita que nos roben el fruto de nuestro trabajo y que se pisotee nuestra dignidad.

Debemos unir los distintos ríos de nuestras luchas, para hacer un río fuerte y caudaloso que comience a establecer nuevas relaciones de poder en el campo y la ciudad; que donde estemos presentes, sea el Pueblo el que mande y se respete y recupere los distintos saberes y conocimientos populares para ir construyendo una nueva forma de educación para nuestros hijos e hijas; para ir construyendo una nueva forma de impulsar la salud para nuestras familias.

Hacemos este llamado, porque estamos convencidas y convencidos que ninguno de los partidos políticos actuales puede llevar adelante esta lucha y estos cambios y porque además, la forma como está construido el sistema político no permite la verdadera participación popular. La tarea actual tampoco es formar un partido político que participe en unas elecciones donde se gastan millones de quetzales en publicidad, se hagan promesas y al llegar al gobierno, se olviden de ellas; se trata más bien de ir levantando en cada comunidad, en cada barrio una amplia forma de participación que se base en la consulta permanente al Pueblo y en la asamblea para tomar decisiones; que quienes nombremos como autoridad, sea para ejecutar lo que el pueblo quiere y que la tarea no se concentren en una o pocas personas, sino en un gobierno local colectivo.

Hacemos un llamado a unir, articular y sumar lo que ya está organizado, organizar lo que no está organizado; fortalecer las identidades particulares y a partir de estas identidades encontrar puntos comunes y construir puentes de comunicación para impulsar las luchas actuales y futuras.

En resumen, llamamos a hacer de la Rebeldía una forma de vida: a no callarnos; a perder el miedo, a denunciar lo que haya que denunciar, a solidarizarnos y unirnos a otras y otros; a rechazar lo que nos quieren imponer, a indignarnos ante las injusticas y abusos porque no hay ningún guatemalteco o guatemalteca del Pueblo cuyos derechos no hayan sido pisoteados. ¡Ya basta de tanta injustica, dolor y sufrimiento!

Tenemos derecho a una vida plena; tenemos derecho a la justicia social, a una democracia verdadera, a construir un futuro mejor; a que se respete nuestros derechos y dignidad como mujeres y a un mundo sin violencia; tenemos derecho a convivir en armonía y en respeto a nuestra identidad como Pueblos Mayas, Xincas, Garífunas y Mestizos; tenemos derecho a rebelarnos y construir una Guatemala para todas y todos.

Que todos se levanten, que no haya ni un grupo ni dos entre nosotros
que se quede atrás de los demás

Comité de Unidad Campesina
CUC

Cabeza Clara, Corazón Solidario y Puño Combativo
de las y los Trabajadores del Campo


•• Tz’ikin
15 de abril de 2013