28 may. 2013

Panzós Una historia de Despojo: a 35 años de la Masacre.


Foto Archivo/FAMDEGUA
Una colaboración de FAMDEGUA. 

El municipio de Panzós, ubicado en el Valle del Río Polochic, pertenece al departamento de Alta Verapaz. Se encuentra a 275 kms. Al nordeste de la capital de Guatemala, y a 127 kms. De la cabecera departamental, Cobán. Colinda al norte con Senahú, Alta Verapaz; al este con El Estor, Izabal, al sur con Río Hondo, Zacapa y Purulhá, Baja Verapaz; al Oeste con la Tinta, Alta Verapaz, Purulhá y Salamá, Baja Verapaz.


1871 Desde finales del S.XIX, está región sufrió un proceso acelerado de adjudicación de tierras en el gobierno de Justo Rufino Barrios, quién promovió cambios a favor de los agricultores alemanes, expropiando a las comunidades indígenas con el objeto de apoyar la exportación del café.

Estos llegaron a concentrar tres cuartas partes de la extensión total del departamento.

1889 Panzós se convirtió en un importante puerto fluvial, siendo ruta de paso de la agro-exportación bananera y cafetalera de la zona. El tramo ferrocarrilero entre Papalhá y Panzós era parte de la ruta que conectaba las fincas con el Lago de Izabal, el Caribe y su destino final en el mercado internacional.

Ante la injusta situación que vivía el campesinado, la adjudicación de tierras para su subsistencia se convirtió en una continua demanda a lo largo del siglo XX. Ejemplo de ello fue la fuerte movilización campesina que culminó con la expropiación de 51 caballerías a los terratenientes. 
 
Foto por Marlon Garcia
1952-1954  Estas tierras sin cultivar eran afectadas a la ley de Reforma Agraria en 1952 y fueron entregadas en usufructo vitalicio a los campesinos. Pero con la contrarrevolución en 1954, las tierras fueron devueltas a los finqueros, anulándose el proceso. 

A finales del años 1970  Las comunidades indígenas sufrieron expropiaciones a manos de finqueros de la zona intervenciones por parte del capital extranjero. El complejo minero EXMIBAL (INCO), dedicado a la explotación del niquel, había obtenido una concesión por 40 años (1965-2005) pese a la fuerte oposición existente, muestra de ello puede mencionarse que la Universidad de San Carlos de Guatemala (USAC) había realizado un exhaustivo estudio que demostró lo lesivo que resultaba el contrato para el Estado guatemalteco; Julio Camey, abogado y político democrático fue asesinado el 26 de noviembre 1970, (mismo día en que fue cateada la Asociación de Estudiantes Universitarios (AEU). 
 
1970 Oscar Adolfo Mijangos López, diputado del Congreso opuesto al proyecto EXMIBAL fue asesinado con total impunidad, durante el período de excepción dictado por el Gobierno del General Carlos Arana Osorio. Alfonso Bauer Paíz, primero en señalar las anomalías del contrato, sufrío un frustrado secuestro del cual salió herido y que motivó su exilio de 25 años.
 Foto de Jonas Moller

En los años 70, los terratenientes de la región y EXMIBAL utilizaron su influencia para seguir adjudicándose terrenos, como resultado, la comunidad de Cahaboncito, Panzós, fue expropiada de sus terrenos.

1974 Llega el periodo de gobierno del General Kjell Eugenio Laugerud García y grandes proyectos eran impulsados por su gobierno, como los trabajos de la planta Hidroeléctrica Chixoy en Río Negro, Baja Verapaz, mientras que el terremoto del 4 de febrero de 1976 es utilizado como propaganda oficial para “no parar el progreso”.

Para solucionar sus reclamos de tierra, los pobladores de Panzós se dirigen a INTA, pero encuentran funcionarios favorables a los terratenientes, en tanto que la condición laboral aún se fundamentaba en la explotación de familias que servían en forma de “colones” en las fincas.
Ante el malestar en la región, Panzós se convirtió en un área de influencia de grupos guerrilleros, mientras la capacidad de organización de los campesinos preocupó al sector finquero.
 
Foto de Jonas Moller
En 1978 se instaló un destacamento militar en Quiniche.

Los campesinos de Cahaboncito, Semococh, Rubeltzul, Caguanchá, Sepacay, Finca Mayagua y el barrio La Soledad realizaron una manifestación con cientos de hombres, mujeres niños y niñas quienes buscaban resolver su condición ante el alcalde de la cabecera municipal de Panzós. 
 
El 29 de mayo de 1978 se da la “Masacre de Panzós”, La confrontación con autoridades municipales y miembros del Ejército desembocaron en una masacre, en donde fueron ejecutadas 34 personas. Entre las víctimas, es asesinada una de las liderezas del movimiento Adelina Caal conocida como “Mamá Maquín”. 
Foto Archivo/FAMDEGUA
Tras lo sucedido los sobrevivientes huyen en diversas direcciones. Decenas de ellos mueren ahogados al volcarse las sobrecargadas lanchas en el caudaloso Río Polochic. En la tarde, autoridades municipales ordenaron levantar los cadáveres que habían quedado esparcidos en la plaza frente a la sede municipal. Miembros del Ejército los arrojan dentro de la palangana de un camión de volteo de la Municipalidad para ser trasladados a un lugar cercano al cementerio público. Con un tractor cavaron una fosa donde colocaron los cuerpos de 34 personas. Al día siguiente, algunos campesinos fueron obligados por el Jefe de la Policia Municipal Edeliberto “El Canche” Asig a inhumar el cuerpo de una persona que murió en el Centro de Salud, también víctima del suceso. 

Panzós quedó ocupada por el Ejercito y el destacamento fue trasladado a la cabecera municipal. 
 
Por semanas, los pobladores no pudieron regresar a sus casas por miedo al Ejercito, que inicio una represión contra líderes comunitarios y guías espirituales en el Valle del Polochic. Las peticiones de tierras disminuyeron y no se hizo otra manifestación pública, Los registros municipales del hecho fueron tachados de los libros. 
 
En 1997, con la petición de exhumación de las víctimas de la masacre se reabre la herida. Así, La Asociación de Familiares Detenidos Desaparecidos de Guatemala -FAMDEGUA- pide a la Fundación de Antropología Forense de Guatemala (FAFG) efectuar la exhumación de los restos de 35 osamentas de las víctimas, este caso no se ha llevado a la corte.
 Foto por Marlon Garcia

Durante ese proceso se celebró públicamente por primera vez un Mayajak (ceremonia Q´eqchí) del Día de Muertos del calendario maya el día 29 de septiembre de 1997, que la situación política y de guerra no había permitido que se realizara en 19 años, puesto que se vincularía a quienes lo realizaran con las víctimas y con la imagen satanizada que la versión oficial diera de ellos, acusándoles de ser los iniciadores de la violencia.

Los restos fueron final y dignamente enterrados el 29 de mayo de 1998, 20 años después de los hechos.

Hoy a más de 35 años, ninguno de los autores de este crimen ha sido procesado.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada