22 jun. 2017

Ausencias/ Resistencias.



El 21 de junio de 1980, 27 sindicalistas de la Central Nacional de Trabajadores (CNT), eran detenidos y desaparecidos a escasas cuadras del palacio de gobierno, el 24 de agosto de ese mismo año otros 17 dirigentes sindicales y miembros de la Escuela de Orientación Sindical de la USAC corrían la misma suerte en la finca “Emaús Medio Monte” Escuintla. 

Desde la fecha de la desaparición de los sindicalistas de la CNT cada 21 de junio, en el lugar de su captura y desde hace unos años en el parque central los familiares y amigos, hoy hijos y nietos de los ausentes se dan cita para recordar la lucha y desaparición de sus familiares. 

Este año bajo la lluvia como todos los 21 de junio los Hijos e Hijas por la Identidad y la Justicia contra el Olvido y el Silencio HIJOS Guatemala realizaron una intervención, colocaron 450 sillas de metal, propias de la época y década de los 80, en ellas 450 fotos de detenidos desaparecidos de la ciudad capital, Cobán, Quiché, Escuintla entre otros, sindicalistas, estudiantes, catequistas y revolucionarios llenaron la plaza central de la ciudad de Guatemala.  



El informe de la Comisión de Esclarecimiento Histórico (CEH) concluye que entre junio y agosto casi medio centenar de líderes sindicales fueron desaparecidos, también da fe de los más de 45 mil desaparecidos durante la guerra en Guatemala. Las 450 sillas con rostros colocados en el parque central retratan la magnitud de una practica sistemática del terrorismo de Estado Guatemalteco.



Los HIJOS recuerdan las ausencias pero reafirman la necesidad de redescubrir la historia de lucha y resistencias de los hombres y mujeres que se atrevieron a desafiar incluso con sus vidas a las tiranías y dictaduras mas sanguinarias del continente. 
  







4 may. 2017

Jardín de Letras: un programa de lectura y escritura que enseña desde la realidad de los niños y niñas.


Niños y niña muestran el libro proporcionado por programa, Escuela en Lemoa, Santa Cruz del Quiché, Quiché.
El Proyecto de Desarrollo Santiago PRODESSA inició este año el programa “Jardín de Letras”, un programa integral elaborado en Guatemala que ofrece una propuesta pedagógica de alta calidad para facilitar a la niñez el proceso de aprendizaje de la lectura y la escritura inicial.

Niños y niñas participan en clase, Escuela Rural Oficial Mixta en el paraje Siquibal, Cantón Sacasiguan, Santa Lucia la Reforma Totonicapán.

Visitamos escuelas de comunidades Quichés en los departamentos de Totonicapán y Quiché, allí tuvimos oportunidad en conocer de cerca la iniciativa que busca transformar el paradigma dominante en la educación de primer grado. A decir de los maestros el método facilita el proceso de enseñanza y aprendizaje pues el material pedagógico en el idioma materno de los niños facilita su participación. 


Un niño trabaja con su libro trazos de letras en carta y molde en escuela del Paraje Saquiquín, Aldea Tierra Colorada, Momostenango, Totonicapán.
 

El texto acompaña y orienta al niño y a la niña para el ejercicio de la lectura y la escriturar desde el inicio y de forma constante, a través de ejercicios de interpretación, análisis, relación, etc. 

niños observan carteles de letras en clase, escuela del Paraje Saquiquín, Aldea Tierra Colorada, Momostenango, Totonicapán.

Niños y niñas participan en la clase, Escuela Rural Oficial Mixta en el paraje Siquibal, Cantón Sacasiguan, Santa Lucia la Reforma Totonicapán.

Niña trabaja trazos adecuados de las letras en Escuela Rural Oficial Mixta en el paraje Siquibal, Cantón Sacasiguan, Santa Lucia la Reforma Totonicapán.

Con el programa se persigue facilitar a los niños el aprendizaje de la lectura y la escritura a través de materiales pertinentes y actividades significativas. 

Niños de Escuela en Lemoa, Santa Cruz del Quiché, Quiché, trabajan en su libro y con los carteles proporcionados por por el Programa Jardín de letras.

Jardín de letras impulsa el desarrollo de las destrezas cognitivas y valores humanos junto al aprendizaje de la lectoescritura

Niños de Escuela Nimasac, San Andrés, Xecul, trabajan con su libro de texto.

El programa Jardín de Letras contiene tres fases: Lectura con apoyo de carteles, creación con apoyo de tarjetas, y lectura y escritura con apoyo del libro. Para desarrollar cada una de las fases el programa contempla diferentes materiales pedagógicos 



El programa dota de material pedagógico adecuado a los maestros, 32 carteles para trabajar cada una de las letras contiene ilustraciones contextualizadas, silabas, palabras y oraciones.


Maestra trabaja con carteles en Aldea Nimasac, San Andrés, Xecul, Totonicapán.
Los maestros y maestras manifiestan que los libros, carteles y juegos les permite elevar la participación de los niños en las aulas, también es evidente que los niños aprenden más rápido por que las palabras generadoras son en su idioma materno. 

La Guía de docente contiene técnicas para facilitar el aprendizaje en las aulas, promociona de una manera natural el gusto por la lectura y escritura de los niños y niñas.

En las aulas pudimos observar el entusiasmo de muchos niños y niñas que por primera vez tiene un libro al alcance de sus manos.   
Maestra trabaja con estudiante en Paraje Saquiquín, Aldea Tierra Colorada, Momostenango, Totonicapán.
Con imagines atractivas y una gran variedad de ejercicios los libros incluyen juegos para ejercitar la lectoescritura, pese a que el programa inicio esta año, los libros en algunos casos ya se ven desgastados por su alto atractivo en color e imagen para 
los niños. 

Uno de los juegos que se desarrolla son la construcción de palabras con tarjetas, cada letra cuenta con un juego de silabas
las silabas están desarrolladas en carta y molde, en grupos de trabajo cada niño y niñas juega a construir desde su conocimiento y realidad palabras en su idioma materno Quiché y/o en español.


 


A decir de Carlos González Orrellana los métodos de enseñanza aprendizaje son por lo general dogmáticos y autoritarios, dejando poco espacio a la autogestión y la participación activa de los educandos, Jardín de Letras cuenta con seis juegos de mesa  que serven para fortalecer el aprendizaje de las letras aprendidas, permite hacer el aprendizaje dinámico y divertido, involucrando de una forma creativa a los niños y niñas.


 Foto de niños en Aldea Nimasac, San Andrés, Xecul, Totonicapán.