27 feb. 2012

¿Despenalización de las Drogas o fin del Embargo Militar?


En un país donde las sectas ultra conservadoras y neo fundamentalistas son propiciadas por el poder mismo, el tema de la despenalización de las drogas, plantearlo puede resultar contraproducente, a no ser que detrás de la propuesta se estén jugando algunos intereses que bien vale la pena arriesgar el nombre.

La propuesta del PP iría encaminada a tratar de cubrir el déficit de seguridad accediendo a fondos y asistencia técnica, específicamente a planes de lucha anti narcóticos como el Plan Mérida. Primero para tapar el agujero financiero de la tan anunciada seguridad del Partido Patriota y segundo para reposicionar al ejército encabezando éste la lucha contra el narcotráfico, acciones que cuyo fin primordial sería ponerle fin al embargo militar de los Estados Unidos que por años ha desviado los mecanismos de cooperación técnica y financiera con las fuerzas armadas guatemaltecas. 

En un país que muere desangrado por la impunidad, herencia militar, la despenalización de las drogas se convierte en un distractor. Mientras se evaden problemas como el trasiego, contrabando ilegal y comercio legal de armas (todas ellas inherentes al monopolio militar), o la “pérdida” de cientos de armas y miles de municiones de los cuarteles del ejército, mismas que por lo regular son encontradas posteriormente en manos del crimen organizado y narcotráfico sin que las autoridades militares den respuesta o enfrenten la justicia.

Mientras México exige acciones prontas y verdaderas a los Estados Unidos en lo referido a la exportación y comercio de armas, tras el fracaso del Plan Mérida y el ascenso implacable de la violencia en la guerra contra el narco, el Partido Patriota trata de chantajear al gobierno de los EEUU, que de no levantar el embargo militar para acceder a más fondos militares las drogas pueden llegar a legalizarse en el país.

Los recientes ejercicios militares anti narcóticos llevados acabo en Costa Rica, donde participaron países como Gran Bretaña, Francia, Canadá, Estados Unidos y casi toda Centro America, Guatemala incluida, solo demuestran que mientras el PP anuncia su intención de despenalización por otro lado no deja de sumar esfuerzos en donde potencias extranjeras hacen una demostración de fuerza armada coincidentemente cuando Sudamérica se une y pronuncia legítimamente en contra de los intereses ingleses por las Malvinas por solo mencionar un ejemplo.

El levantamiento del embargo militar a la institución castrense también busca dejar al ejército fuera de la lista de violadores a los Derechos Humanos, mientras sus miembros siguen negando su responsabilidad en el genocidio político y el acceso de las instituciones de justicia a los archivos militares para esclarecer el paradero de los desaparecidos y la verdad de lo ocurrido en la guerra. Por lo que de acceder EEUU a las presiones del conservador PP, seria un espaldarazo a la carrera armamentista en la región en momentos precisos de su perdida de hegemonía.

El verdadero interés del Partido Patriota como representante de la clase dominante y los Estados Unidos, radica como anteriormente se ha dicho, en convertir nuestro país en la avanzada y traspatio norteamericano para garantizar su poder en el continente, en ningún momento un partido ligado a los intereses mas rancios y conservadores le interesaría abrir el debate sobre la despenalización de las llamadas drogas blandas y/o duras de allí por que del silencio del CACIF.



1 comentario:

  1. No mas militarismo en nombre del combate a la droga cuando son los militares los traficantes de armas y drogas

    ResponderEliminar