24 mar. 2012

Inhuman Restos del compañero Juan de Dios Samayoa Velásquez, Detenido Desaparecido el 2 de marzo de 1984 en el Gobierno de facto de Mejía Victores

el compañero Juan de Dios Samayoa Velásquez, nació el 05 de marzo de 1959 en la ciudad de Guatemala, era el único hijo varón, tenía cuatro hermanas, de complexión delgada, cabello ondulado color oscuro y utilizaba lentes de forma permanente. Su familia lo describe como una persona reservada en sus asuntos personales, era muy tranquilo y nunca llevó algún amigo a su casa, no conocieron a sus compañeros de la universidad o de algún otro ámbito de su vida social. Capturado y desaparecido el 02 de marzo de 1984 a la edad de 24 años, su familia no pudo denunciar el hecho.

El día de su desaparición, salió de su casa por la mañana rumbo a la Universidad de San Carlos de Guatemala (USAC) pero no regresó, ese día la familia había preparado un almuerzo para celebrar su cumpleaños, que sería tres días después, se preocuparon al entrar la noche porque no llegó, como lo habían planeado.

En 1999 se conoció el “Diario Militar”, documento con información sobre lo ocurrido a guatemaltecos desaparecidos por las fuerzas de seguridad estatales a mediados de los años 80, este consta de 73 hojas oficio, contiene fotos de 183 víctimas y referencias en código a sus ejecuciones. La detención del señor Samayoa está registrada en el Diario Militar con el número 78.


La anotación de fecha de captura coincide con lo informado por familiares, además registra la fecha en que fue asesinado, 29 de marzo de 1984.

Era un muchacho mayor, muy callado y estudioso. Debido a sus anteojos gruesos y su boca pronunciada, le pusieron el apodo de “Pescadito”. Era un gran amigo y siempre se preocupaba por los más jóvenes. Inspiraba a los compañeros a trabajar y a conocer más.

Fotografía de Juan de Dios Samayoa con los anteojos que usaba,
abajo ambas fotos de anteojos localizados en la fosa IX en el
Destacamento Militar de San Juan Comalapa con y sin lentes.

Leía libros de política y filosofía con una facilidad impresionante. En las reuniones de la Coordinadora de Estudiantes de Educación Media CEEM, donde participaba, era aveces difícil entenderle cuando tomaba la palabra; debido a que leía mucho, tenía un vocabulario muy complicado. Participó en la Asociación de Estudiantes del Aqueche y en la CEEM en la época del secuestro de Robin García.

El día de su desaparición, salió de su casa por la mañana rumbo a la Universidad de San Carlos de Guatemala (USAC) pero no regresó, ese día la familia había preparado un almuerzo para celebrar su cumpleaños, que sería tres días después, se preocuparon al entrar la noche porque no llegó, como lo habían planeado.


En 1999 se conoció el “Diario Militar”, documento con información sobre lo ocurrido a guatemaltecos desaparecidos por las fuerzas de seguridad estatales a mediados de los años 80, este consta de 73 hojas oficio, contiene fotos de 183 víctimas y referencias en código a sus ejecuciones. La detención del señor Samayoa está registrada en el Diario Militar con el número 78.

su familia su hermana mayor a la derecha y sus padres Juan Bautista Samayoa Pineda de 86 años y su esposa Teodula Velazquez de 81 años cierran así un siclo de dolor que describen como una pesadilla constante y esperan que las familias que sufren de la desaparición de un ser querido puedan como ellos terminar con esta tragedia.  

fuente de la información: 
El Programa de Búsqueda de Desaparecidos de la FAFG
Oficina de Derechos Humanos del Arzobispado de Guatemala ODHAG

8 comentarios:

  1. Dios mio que bueno por ellos, ya Juan de Dios tiene una tumba digna de un ser humano como era él. Nosotros los familiares de Emil Bustamante que ayer cumplió 30 años de haber sido visto con vida en el Cuartel de Matomoros, aún no tenemos noticias de él. El MP debe enjuiciar al jefe del destacamento antiguo donde fueron encontraron los restos de Juan de Dios. JUSTICIA

    ResponderEliminar
  2. Gracias a la Fundación de Antropología Forense de Guatemala .que realizan un trabajo científico y concienzudo con una calidad humana Extraordinaria .

    Que solo DIOS les brinda y por ello son ÁNGELES QUE AYUDAN A LAS GRANDES FAMILIAS.

    ResponderEliminar
  3. EL fue una grannnnnn persona con mucho amor al projimo......y ya regreso a casa....lastima que no como queriamos......vives por siempre......en nuestros corazones.....te amamos tio.

    ResponderEliminar
  4. Gracias a Dios, existe esta Fundación de Antropología Forense de Guatemala, quien esta dando una luz y esperanza a todas las familias que tienen personas desaparecidas, apoyemoslos entregando las muestras de ADN, sin ningún temor, pues ellos están trabajando a fin de encontrar a las familias de las personas desaparecidas, y así poder dignificar a nuestros seres queridos desaparecidos desde hace treinta años y mas.

    ResponderEliminar
  5. Como lo dijo alguien; Tal cual lo repitió un cantautor; Y yo hoy lo repito: "Hay hombres que luchan un dia, y son buenos; Hay hombres que luchan un año, y son mejores; Hay hombres que luchan muchos años, y son muy buenos; PERO HAY QUIENES, LUCHAN TODA LA VIDA, ESOS SON LOS IMPRESCINDIBLES" Así son todos y cada unos de los martires de Guatemala. Y tan imprescindibles como ellos, es la FAFG, que realiza una labor inconmensurable. Gracias, FAFG, porque no alcanza todo el abecedario, todas las letras griegas, ni todas las lenguas, ni todos lo idiomas para expresar este sincero agradecimiento; Dios dijo:

    ResponderEliminar
  6. Tenemos que seguir apoyando estas y otras exhumaciones como la que se esta dando en Coban, y aunque los chafas no quieran que se de o digan que ahi las victimas atadas de manos y vendados los ojos fueron del terremoto!! hay que seguir apoyando a las organizaciones que hacen exhumaciones para seguir encontrando a las y los desaparecidos que tanta falta nos hacen...

    ResponderEliminar
  7. tenemos que sentirnos orgullosos de los martires ellos fueron personas que lucharon y dieron hasta su vida por defender sus ideales....

    ResponderEliminar
  8. Rescatar la memoria, romper el silencio y hacer todo lo posible y hasta lo imposible para que se haga justicia. Lo que ha pasado en Guatemala, no tiene nombre! Triste es que nosotros los seres humanos, no aprendemos las lecciones de la Historia y cometemos una y muchas veces los mismos errores. En momoria y honor a todos y todas quienes dieron sus vidas por una Guatemala mejor y mas justa,no tenemos que cruzarnos los brazos. Gracias a la FAFG por su imprescindible trabajo, la valentia y la fuerza de sus miembros. Para nosotros familiares de detenidos desaparecidos, nos seria mucho mas dificil vivir estos duros momentos. Gracias por permitirnos de darles a nuestros familiares digna sepultura, gracias por rescatar la memoria de una historia que muchos han querido callar. Juan de Dios Samayoa PRESENTE POR SIEMPRE EN NUESTRA MEMORIA, NUESTROS CORAZONES

    ResponderEliminar