30 abr. 2012

Recuerdan al Sacerdote Conrado Cruz y al catequista Herlindo Cifuentes

"...A principios de los años setenta varias parroquias de la diócesis de Escuintla, en la Costa Sur, iniciaron un trabajo de pastoral social a través de las llamadas Familias de Dios, inspiradas en la pedagogía de Paulo Freire. Esta labor abordaba el estudio de la Biblia desde la perspectiva de los pobres orientada a la reflexión sobre el papel de los cristianos en la construcción de una sociedad más justa.2  Los miembros de la familia Bautista Escobar estaban muy comprometidos, como catequistas, en dicha actividad.
Alejandro Bautista y Gerarda Escobar "trabajaban en la parroquia de Santa Lucía Cotzumalguapa con los padres Walter Voordeckers, sacerdote belga,3  párroco de Santa Lucía Cotzumalguapa, Conrado de la Cruz, sacerdote filipino de la congregación Inmaculado Corazón de María,4  Sergio Berten, voluntario belga,5  Pablo Shildermans,6  Juan Raquet y las hermanas del Inmaculado Corazón de María".7..."
Un aspecto de preocupación de la Iglesia Católica en la Costa Sur fueron las condiciones inhumanas del trabajo en las fincas y la falta de una organización de los trabajadores temporales y cuadrilleros llegados del Altiplano. Santa Lucía Cotzumalguapa, donde se ubica la mayoría de los ingenios azucareros y las fincas cañeras más grandes de la Costa Sur, fue el municipio con mayor desarrollo de las Familias de Dios y más tarde del Comité de Unidad Campesina (CUC). 
El 1º de mayo de 1980 a pocos pasos del palacio nacional fue secuestrado el Sacerdote Conrado Cruz y el Catequista Herlindo Cifuentes, ese día mas de 28 personas fueron detenidas-desaparecidas durante y al finaliza la marcha. 

El 1 de mayo de 1980, Día Internacional del Trabajo, hubo la tradicional marcha de los trabajadores,  fue una vez más el corazón del movimiento popular. Mucha gente, incluso una sorprendente cantidad de campesinos llegados de los departamentos, participó en la marcha. Pero a diferencia de otros años, buena parte de los manifestantes desfilaron con los rostros cubiertos. A pesar del peligro, la protesta se convirtió en una abierta expresión de apoyo a la "revolución" en Guatemala. 

El gobierno respondió a esta actividad con toda su fuerza represiva. Dos días antes del feriado, la sede de la Central Nacional de Trabajadores fue allanada por varios policías, vestidos de particular, quienes detuvieron a 20 personas que realizaban los preparativos para la marcha. Tras ser brutalmente golpeadas fueron puestas en libertad, no sin antes ser amenazadas de muerte, si continuaban con los preparativos y sus actividades sindicales. 

Ya para el 1 de mayo, Rafael Urcuyo Orozco, estudiante de Psicología y militante del FERG, se convertiría en la primera de las víctimas: fue ametrallado frente el Instituto de Previsión Militar, al concluir la marcha en la Plaza Mayor. Ese mismo día otras 31 personas fueron secuestradas de las calles cercanas a la plaza. Veintiocho de los secuestrados aparecieron muertos, dos días después, entre ellos estudiantes de nivel medio, universitarios y sindicalistas (Guatemala 80: 191; Siete Días en la USAC: 5 y 12 mayo 1980; ASIES 1991: 618).

Por la Memoria de Nuestros Mártires de 1980.
Nos Vemos Mañana 1 de Mayo en las Calles.
Lleva tu Rostro Cubierto.

1 comentario:

  1. Grandes hombres! Ellos siempre viviran en la memoria de la gente culta e idealista que con actos revolucionarios de amor, caridad y accion tratamos de cambiar el mundo. Dios los tenga en su santa Gloria.

    ResponderEliminar