20 ene. 2015

Por delitos contra los deberes de la humanidad, asesinato y asesinato en grado de tentativa es sentenciado a 90 años: García Arredondo.


Foto: CPR.Urbana.

Pedro García Arredondo, jefe del comando 6, fue sentenciado a 90 años de prisión por delitos contra los deberes de la humanidad, asesinato y asesinato en grado de tentativa en contra de 37 ocupantes de la embajada de España el  31 de enero de 1980 y dos estudiantes universitarios asesinados el 2 de febrero mientras se realizaba el sepelio de las personas que murieron calcinadas en la sede diplomática de la ciudad de Guatemala. 


Rigoberta Menchú, premio Nobel de la Paz 1992, rinde declaración el 13 de enero en el tribunal de alto Impacto. Foto: CPR.Urbana.

Foto CPR.Urbana.

A la orden "Mátenlos, que no quede nadie vivo", García Arredondo dirigió un comando vinculado además a la desaparición forzada de por lo menos 27 sindicalistas de la Central Nacional de Trabajadores -CNT- el 21 de junio de 1980 y de otros 17 en la finca EMAÚS de Escuintla en agosto de 1980, dentro de algunos hechos colectivos de la feroz y sanguinaria dictadura del general Fernando Romeo Lucas García, fallecido impunemente en el 2006. 



El tribunal concluyo que Rodolfo Cruz hombre y agente de confianza de Garcia Arredondo era quien portaba el cilindro que causo siniestro al interior de la sede diplomática. 

Ante los gritos de dolor la gente pedía sacar a los ocupantes pero se negó en ingreso de la Cruz Roja, La orden incluso era matar al Embajador Máximo Cajal se España aseguro la Jueza Sara Yoc. 

La tesis de la defensa del acusado fue que los campesinos se habían "auto inmolado", sin embargo el tribunal sentencio que dicha tesis quedaba descartada y dijo: 

" Con la sentencia al acusado, el fuego prendido en la embajada de España hace 35 años queda apagado" 

 Foto CPR.Urbana.
A las afueras del tribunal un nutrido grupo de personas que no pudo ingresar al Palacio de Justicia esperó a la premio Nobel de la Paz y entre cantos y júbilo agradecieron al camino recorrido. 

 Foto CPR.Urbana.

Rigoberta Menchú celebró el fallo y aseguró que continuará su camino para que se reconozca la responsabilidad del Estado y su derecho a una reparación digna.


Varios miembros del grupo Kin Lalat entonaron la reconocida canción "Quiché" y "la última tarde de enero"

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada