22 abr. 2015

Nuevo desalojo urbano promovido por Empresa Eléctrica -EE-

 

La semana pasada en medio de la indignación urbana destapada por el llamado caso de la SAT y la renovación de la CICIG un nuevo intento de desalojo se detuvo luego que los pobladores accedieran a abandonar las tierras en un plazo de tres días. 
 
Pobladores  del asentamiento "Plan de Dios" ubicado en El Amparo II, zona 7, intentaron ser desalojados por la Empresa Eléctrica que busca hacer de las tierras un parqueo para camiones de la empresa.
 


Para el desalojo planificado la empresa se hizo acompañar de cientos de Policías anti disturbios que abarrotaron las estrechas calles de la zona empobrecida y en donde miles de pobladores que se han visto en la necesidad de ocupar tierras para poder sobre llevar los altos costo del alquiler o vivienda migran a la ciudad capital de Guatemala por falta de oportunidades en el agro del país.
 

Hace 8 años los pobladores iniciaron la ocupación de los terrenos baldíos propiedad del estado, en algunas de las propiedades para desalojar, existen viviendas construidas por el Fondo Guatemalteco Para la Vivienda -FOGUAVI-
"...El FOGUAVI no construye vivienda si el interesado  no demuestra que las tierras son de él... hoy vemos como la Empresa Eléctrica, que por años mantuvo esto abandonado, intenta recuperar estas tierras  cuando fueron ellos los que hace tres años nos vendieron "La Luz", el posteado y todo...en donde quedan nuestros papeles que hace constar que nosotros pagamos todo esto..." 






 Para evitar enfrentamiento la mayoría de pobladores accedió a abandonar las tierras sin embargo algunos terrenos en donde se han edificado construcciones los pobladores indicaron continuaran su lucha, pues su papelería demuestra que se abrió la posibilidad a creer que iban a lograr la escrituración de las tierras hoy reclamadas por la Empresa Eléctrica.



Victoria Ortiz de 84 años lloraba en el desalojo del asentamiento "Plan de Dios", ella llegó, para ayudar a su hijo a trasladar sus pocas pertenencias.



Se les dio como un ultimo plazo para que en tres días los pobladores  desalojen las tierras, por lo que docenas de ellos iniciaran la destrucción de sus improvisadas casas de lamina y madera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada