13 may. 2014

Educación en Guatemala, entre el polvo y el lodo.

  
En verano una nube de polvo envuelve las aulas que se construyeron y levantan con pedazos de lepa, nylon y lamina, pero en invierno las aulas se convierten en verdaderos establos de lodo expresa una de las maestras que desde hace ya algunos años intenta junto a otros maestros, padres y madres de familia la construcción de una escuela adecuada para los más de 120 niños y niñas de la Escuela Oficial Rural Mixta Barrio Nuevo Renacer, en Poptún, Petén, código 1712009743.

 frente a su aula. levantada recientemente con pedazos de lepa, los niños saludan con una sonrisa.
 



La Escuela surgió por un esfuerzo comunitario hace seis años, pero muchos niños y niñas prefieren caminar por varios kilómetros antes de asistir a una escuela que con mucho esfuerzo se levanta con materiales reciclados aportado por la comunidad y maestros en un lote otorgado por la Municipalidad de Poptún.

A la fecha el Ministerio de Educación no les ha podido otorgar una audiencia que buscaría poder iniciar los tramites correspondientes para una construcción de infraestructura adecuada para los niños y niñas de la comunidad, la distancia ha impedido a los maestros poder hacerse presente a la ciudad para intentar la autorización de la Escuela, sin embargo han enviado solicitudes en varias ocasiones a la Municipalidad y la empresa petrolera PERENCO, petrolera que les respondió que la propuesta de 6 aulas era un proyecto fuera de su alcance y que podía apoyar con la construcción de 3 aulas, sin embargo el tramite continua y a la fecha no tienen ninguna respuesta.


A los niños y niñas se les sonreír todo el tiempo.



En esta foto se puede observar el anexo, que desde otra pequeña champita trabaja Párvulos, con grandes ventanas protegidas de maya metálica de igual forma con piso de tierra los niños trabajan en medio del lodo en el invierno.

 parte trasera de la escuela
Desde a tras facilmente se puede asomar para ver a los estudiantes trabajar, en tiempos de lluvia estos espacios son rellenados con nylón para impedir que la lluvia entre directamente sobre los estudiantes.
como cuando se llega, los niños y niñas despiden a los visitantes con una sonrisa, esperando que los visitantes puedan contribuir a realizar las gestiones necesarias para la construcción de lo que ellos llaman su escuelita, en un departamento rico en petroleo, concesiones madereras y riqueza natural.

No hay comentarios:

Publicar un comentario