16 ago. 2012

Ángel Alfonso Tzul. Trabajó 20 años en el Ingenio Palo gordo....


MIGUEL ÁNGEL ALBIZURES






Este artículo podría también titularse Héctor Girón, Óscar Reyes o Gerónimo Ortiz Linares, los tres fueron líderes campesinos o sindicales y por su lucha en la defensa de sus derechos, por su exigencia en la aprobación e implementación de la Ley de Desarrollo Rural Integral fueron vilmente asesinados y, como siempre, no se sabe quiénes son los responsables, pues como en todos los casos se seguirán las investigaciones mientras quedan en el olvido los hechos y otros más correrán la misma suerte.

Ángel Alfonso Tzul trabajó 20 años en el Ingenio Palo Gordo, era secretario de Propaganda del sindicato, y fue despedido junto a otros trabajadores sindicalizados, quienes exigieron su reinstalación y el respeto al derecho de organización sindical. Según las denuncias, ya habían sido amenazados por el jefe de la seguridad privada que mantiene la empresa. El 3 de agosto, se lo tragó la tierra y su cadáver apareció días después, en el kilómetro 143 de la carretera al Pacífico, muy cerca del Ingenio.

El 8 de agosto, un día antes del Día Internacional de los Pueblos Indígenas, es asesinado Héctor Girón, en Teculután, Zacapa. Dos hombres –como siempre no identificados– vaciaron sus armas en su cuerpo. El 7 de agosto había participado activamente en las protestas que organizó el Comité de Desarrollo Campesino (Codeca) exigiendo el cese de la represión y el cumplimiento de las demandas de los campesinos, que desde hace tiempo están en manos del Gobierno, obteniendo como única respuesta la represión, ya que la protesta en Río Hondo fue disuelta con disparos al aire, bombas lacrimógenas y la detención de 11 campesinos, entre ellos una mujer. 

Ya en el mes de julio las organizaciones campesinas denunciaron el asesinato de Gerónimo Ortiz Linares, que se sumaba a otra serie de líderes campesinos asesinados por los guardias de seguridad de las empresas, como el caso denunciado en mayo por la Unión Verapacense de Organizaciones Campesinas, cuando el 21 de mayo fue asesinado Óscar Reyes, de 34 años, quien recibió aproximadamente 25 impactos de bala y resultaron heridos Marcelino Ical Chub, de 25, con un disparo en la cabeza; Miguel Choc Cucul, de 21, con heridas en la pierna y brazos derecho; Arnoldo Caal Rax, de 56, con un disparo en la frente. O sea, en el agro sigue corriendo la sangre y estos hechos se dan por la injusta tenencia de la tierra, y porque no se pone atención a las demandas del campesinado.

1 comentario:

  1. Es una gran pena llena de una tristeza y lamento profundo que estas atrocidades continúen cometiéndose sin castigo para el asesino y, peor aún, existe temor (o indiferencia) por alzar la voz en los medios de comunicación masiva, lo que demuestra una evidencia más del abuso del poder a favor del silencio del pueblo que ha asolado desde siempre a este país, esta región, este mundo.

    ResponderEliminar