13 feb. 2013

Estudio de Impacto Ambiental en la Mina Progreso VII derivada presenta serias deficiencias, por lo que Experto recomienda Suspender licencia Minera.


Ayer el Sr. Robert H. Robinson Ingeniero de Minería, de Ambiente y Geotécnica de Estados Unidos presento un informe parcial que revisa el Estudio de Impacto Ambiental del proyecto minero progreso VII derivada -El Tambor- que se encuentra cerca de la Aldea El Guapinol, Municipio de San Pedro Ayampuc, a 15 kilómetros al norte de la ciudad de Guatemala, El Estudio de Impacto Ambiental (EIA) fue elaborado por Explotaciones Mineras de Guatemala, S.A. -EXMIGUA- que es propietaria del proyecto minero y es subsidiaria de Kappes, Cassiday & Associates, empresa con sede en Reno, Nevada, EEUU.
EXMIGUA cuenta con el estudio de Evaluación de Impacto Ambiental (EIA) aprobado el 31 de mayo de 2010, el cual está requerido por el Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales antes de la emisión de una licencia de explotación por el Ministerio de Energía y Minas.
Sin embargo el Robert H. Robinson anuncio que Algunos PROBLEMAS se encuentran en la geología y la hidrología, no hay ninguna investigación en cuanto a los impactos mineros al ambiente, la hidrogeología se dirige únicamente al abastecimiento de agua para la mina no habla de cómo las comunidades se verán afectadas por la utilización de dicho recurso.
Los planes de minería y recuperación del EIA son conceptuales en lugar de detallados, Robinson lamento que los dibujos y figuras de ingeniería de acceso público están ilegibles y aseguro que los planes de monitoreo son vagos, el análisis métodos alternativos de minería y procesamiento es limitado y no se incluye la alternativa de no-acción. La alternativa de no-acción evaluaría los impactos sociales y ambientales en comparación con los beneficios económicos, por ultimo NO existe ningún plan para proteger el ambiente después del cese de la minería.
El EIA contiene graves deficiencias en la información, la planificación y las garantías de recuperación, no existe ninguna garantía manifiesta en el estudio que la empresa garantizara la salud pública y cuidado del medio ambiente, por ejemplo el EIA habla de que el yacimiento de minerales es fuertemente fracturado y fallado, lo que implica que podría haber vías para la contaminación de aguas superficiales y subterráneas de los alrededores sin embargo el estudio de impacto ambiental no presenta ningún análisis del destino de los afluentes contaminados.
El agua ha resultado para la llamada Resistencia a la mina ubicada en “la Puya” una de las principales preocupaciones, el EIA discute la hidrología de las aguas superficiales, la hidrogeología regional y las aguas subterráneas locales se analizan únicamente en lo que se refiere al abastecimiento de la mina, existe poco análisis de la hidrogeología del punto de vista de los impactos mineros en el medio ambiente.
No existe una investigación de las características de los acuíferos, incluyendo la geología, el grosor y la extensión, las variaciones estacionales en la profundidad hasta el agua subterránea, los limites y los acuíferos, la porosidad, la conductividad hidráulica, la carga hidráulica y los gradientes, la dirección del flujo y la velocidad, y los canales de agua o los pasajes tales como las fallas y las fracturas.
No existe un análisis sobre el impacto de la minería sobre el flujo de las aguas superficiales a través de las nuevas exposiciones por la minería y las vías en las aguas subterráneas. 
Una planificación y recuperación pos-minera que recaerá sobre las comunidades y el medio ambiente.
El EIA no habla de planes de recuperación una vez finalizada la extracción minera, además la empresa minera no proporciona ninguna garantía para la recuperación de la salud pública y el medio ambiente, Sin una fianza de garantía adecuada la recuperación es incierta, Aun así una fianza como la otorgada recientemente por Montana Exploradora de Guatemala, S.A. de $28 millones dudosamente llegarían a las familias y comunidades afectadas y los daños al entorno ambiental e hídricos serian irremplazables.
Dado la presencia del arsénico tóxico y del EIA inadecuado, el Ministerio de Energía y Minas y el Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales deberían reconsiderar la aprobación de la licencia de explotación de Progreso VII Derivada.
Dado que el EIA presenta serias deficiencias desde el punto de vista del experto norteamericano se recomienda que la aprobación de la licencia de explotación de progreso VII derivada debe retirarse hasta que un Estudio de impacto ambiental EIA adecuado esté preparado, y hasta que la garantías financieras se den para asegurar la recuperación posterior a la presencia de la mina.

No hay comentarios:

Publicar un comentario