21 feb. 2013

Mientras el presidente “Patriota” promueve las inversiones Europeas en el Río Polochic empresas extranjeras destruyen cultivos de Campesinos.

Entre los días de 11, 12 y 14 de febrero, tractores y maquinaria pesada del ingenio azucarero Chabil Utzaj propiedad del grupo Nicaraguense Grupo Pellas, destruyó los cultivos que habían sido plantados por 78 familias de la Comunidad Agua Caliente, en el municipio de Panzós, una de las 14 comunidades que fueron desalojadas en marzo del 2011 en el Valle del Polochic. Estas familias son parte de las 769 familias que gozan de Medidas Cautelares por parte de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y son parte a las que el presidente se comprometió a adjuntar tierras.



Ante la falta de cumplimiento a los compromisos del gobierno a dos años de los desalojos violentos estas familias sembraron maíz, frijol y matas de banano para su alimentación a orillas del río Polochic, en terrenos que, de acuerdo con el artículo 122 de la constitución de la republica, son reserva territorial del estado.


El 11 de febrero, las familias afectadas pidieron a los empleados de la empresa que se les permitiera recoger la cosecha, la cual estaría lista en un mes y les ayudaría a mitigar el hambre, No obstante, los trabajadores del ingenio no accedieron y procedieron a destruir y robar las siembras, una perdida que según los damnificados asciende a 2 mil quetzales por familia.



El gobierno patriota se había comprometido hace ya un año a garantizar alimentación, seguridad, vivienda y salud a las comunidades desalojadas en esta etapa de expansión de monocultivos para agro-combustibles sin embargo las comunidades campesinas continúan siendo impunemente despojadas y lanzadas a la calle sin que el gobierno tome acción alguna para mitigar el hambre de cientos de niños denuncio en conferencia de prensa una lidereza campesina.





La situación es critica, sobre todo para las mujeres que para garantizar si quiera uno o dos platos de comida para sus hijos que presentan graves índices de desnutrición, los hombres están estigmatizados y no califican para ser contratados para un proyecto que prometió: “trabajos y salarios”. Lo que se vive en la región es un acto inhumano pues la desnutrición, la falta de salud, vivienda y educación hace insostenible la presencia humana.



Diversas organizaciones sociales y populares aglutinadas en la campaña Vamos al Grano y la Marcha Indígena y Popular hicieron el llamado una vez más para que el gobierno actúe y se retomen los compromisos para garantizar la vida e integridad de los hombres, mujeres y niños que hoy en el Polochic Resisten a la Inversión Extranjera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada