25 may. 2012

Las Medidas De Resistencia Frente Al Poder Económico Y Su Ejército Deben Continuar.

por H.I.J.O.S. Guatemala 

Las Medidas De Resistencia Frente Al Poder Económico Y Su Ejército Deben Continuar.

Unidos bajo la consigna “Todas y todos somos Barillas” la población se movilizó masivamente en contra del estado de sitio que restringía las garantías constitucionales de la población, que implicó un fuerte despliegue militar, la violación a derechos humanos, agresiones físicas y violencia sexual a mujeres y golpes a niños, la destrucción de viviendas, desplazamiento forzoso hacia las montañas, principalmente durante los allanamientos, así como el descenso y perdida del comercio comunitario. Además del gasto que le implicó al estado, de 5 millones de quetzales durante los 18 días, que duró el estado de terror en el municipio de Santa Cruz Barillas, en el departamento de Huehuetenango.
Ante la justa movilización popular y el rechazo general ante las medidas del gobierno, el presidente militar de Guatemala, Otto Pérez Molina, no tuvo otra alternativa más que levantar el estado de sitio. Este hecho se puede valorar como un triunfo de las organizaciones populares y de los pueblos, quienes nos oponemos a la política neoliberal impositiva de los megaproyectos, que anteponen los intereses transnacionales y de una minoría oligarca ante el bienestar y la autonomía de los Pueblos.
El problema radica en que todos los megaproyectos, sin excepción, irrespetan la voluntad y palabra de las comunidades afectadas, se imponen bajo la mentira o por la fuerza militar y la totalidad de éstos se encuentran en manos privadas nacionales o extranjeras, que en nada beneficia a los Pueblos de Guatemala. Tal es el caso del proyecto Hidro Santa Cruz, subsidiaria de la empresa española Hidralia Energía S.A.
La represa de Chixoy y su legado de Terror es el referente de cómo estos proyectos se han impuesto en zonas golpeadas por el terrorismo de estado, según consta en informes como el de la Comisión para el Esclarecimientos Histórico, CEH. Las comunidades buscan formas sustentables que mejoren su calidad de vida y eso no se encuentran en la imposición de proyectos desarrollistas que conlleven saqueo y destrucción de los bienes naturales.
La restricción de derechos, así como la estigmatización y criminalización hacia las luchas sociales, que el gobierno, a partir de su toma de posesión, ha impulsado desde su concepción racista y discriminatoria, reflejan el eminente regreso de las prácticas y lógicas contrainsurgentes que han causado zozobra e incertidumbre en los Pueblos de Guatemala.
Aún cuando el estado de Sitio fue levantado, el gobierno ha sentado su postura frente al futuro de los Presos Políticos acusados de instar al desorden, cuando en realidad buscaban preservar la vida y la madre naturaleza, siendo esta la continuación de la persecución penal y la impunidad frente al asesinato de Andrés Francisco Miguel y el atentado contra la vida de Pablo Antonio Pablo y Esteban Bernabé, quienes resultaron gravemente heridos.
El 30 de Junio la familia oligarca Novella, dueños de Cementos Progreso, S.A, tras años de resistencia indígena, campesina y popular, impondrá su megaproyecto en San Juan Sacatepequez, a través de la instauración de la segunda Brigada de Policía Militar con el nombre del criminal de guerra Héctor Alejandro Gramajo, generando así nuevas estructuras para amedrentar las resistencias comunitarias. Una vez más vivimos las formas del autoritarismo contrainsurgente y su clara defensa al capital nacional e internacional sobre los derechos de los Pueblos.
Ante esto, proponemos el impulso de una serie de acciones para continuar en la resistencia contra el poder económico y su ejército de ocupación, fundamentadas en el debate y análisis de la política económica neoliberal, que se basa en el desplazamiento de los pueblos, para el saqueo y expolio de los bienes naturales y el ascenso del militarismo al poder, como mecanismo contrainsurgente frente a la resistencia, a través de:
  • Debates, foros, asambleas populares de la memoria, acciones de calle, murales, pintas, manifestaciones, ocupaciones pacificas de espacios emblemáticos del poder, para compartir, difundir y propagar el conocimiento y saberes de los pueblos para la resistencia.
  • Apoyo a los procesos judiciales contra los criminales de guerra y sus cómplices.
NO OLVIDAMOS, 
NO PERDONAMOS,
 NO NOS RECONCILIAMOS.
H.I.J.O.S. GUATEMALA

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada